Jueves 24 de Junio de 2021

5 de marzo de 2019

Un hombre sufrió serias heridas al ser atacado por una jauría

Había salido de su casa a la noche y fue atacado por varios perros, que lo mordieron en piernas y brazos. Los gritos alertaron a vecinos que intervinieron para alejar a los animales. La víctima hizo la denuncia. Vecinos señalan que esos perros ya atacaron a otras personas.

Un vecino del barrio Linda Vista sufrió varias mordeduras al ser atacado por perros mientras caminaba por la calle, en la noche del domingo.

El hombre de 42 años salió de su casa, ubicada en la calle 3000, al 1000, del mencionado barrio. Unos metros después, fue atacado por perros que salieron de un terreno, y recibió varias heridas.

Walter contó en FM Dimensión lo que le pasó. Dijo que había salido de su casa y a los pocos metros salieron a ladrarle y a morderlo unos perros chicos, y en seguida otro de mayor tamaño. “Me mordieron por todos lados, no lo podía creer. Empecé a gritar y salió una vecina con un palo. Ahí retrocedieron los perros. Me dejaron muy lastimado”, narró.

Las mordeduras fueron principalmente a las piernas y uno de ellos lo mordió fuertemente en uno de sus brazos, lo que le ocasionó pérdida de masa muscular.

El hombre fue al hospital SAMIC, llevado por la vecina que lo auxilió. Luego se dirigió a la comisaría segunda para hacer la denuncia policial.

“Justo esa noche iba a salir con mi hijo de 8 años. Capaz que lo mataban si lo atacaban”, contó el vecino en el programa Radio Activa.

También habló en FM Dimensión la vecina que lo auxilió, quien narró que por suerte el hombre no cayó al piso, porque lo iban a atacar en la cara o el cuello.

Además tanto Walter como su vecina dijeron que ya esos perros tienen antecedentes de ataques. A una chica de 15 años y a otro hombre. Los vecinos piden que el Municipio intervenga y multe a los dueños de perros sueltos.

Al conocerse el caso muchos vecinos se comunicaron para contar experiencias similares de ataques de perros, la mayoría dejados sueltos por irresponsabilidad de sus propietarios.

Falla de protocolo

Otro hecho irregular narrado por el vecino atacado es que cuando fue atendido en la Guardia no le aplicaron la vacuna antirrábica, como indica el protocolo en casos de mordeduras como éste, donde hubo pérdida de masa muscular.

En la guardia le dijeron que no tenían vacunas y que debía comprarse una, desconociendo que este tipo de vacunas no se venden en farmacias.

Recién al otro día, y gracias a un amigo que se comunicó con el responsable del vacunatorio del otro centro salud, la Unidad Formenti, le aplicaron la primera dosis de antirrábica.

COMPARTIR: