Miércoles 21 de Octubre de 2020

  • 5.9º
  • Mayormente nublado

25 de marzo de 2019

Justicia chilena falla contra Airbnb y la industria lo celebra

La Corte Suprema de Chile expresó que el arriendo de un departamento a través de la aplicación Airbnb, corresponde a "una situación no reglamentada". Entre 2017 y 2018 la oferta de Airbnb en la zona metropolitana de Santiago creció 46%, hasta 26.000 unidades. En El Calafate hay mas de 300 propiedades que publicitan en ese portal y que son ilegales.

El propietario arrendaba su apartamento a huéspedes través de Aibnb. La administración del edificio lo denunció a la Justicia porque lo que hacía no estaba contemplado en el reglamento de copropiedad. El caso llegó a la Corte Suprema de Chile, que resolvió que el arriendo de un departamento a través de la aplicación Airbnb, corresponde a "una situación no reglada" y que el funcionamiento de la administración del edificio en cuestión "no se ajusta a la actividad regulada de hospedaje turístico o arriendos estacionales, previstas en el Código de Comercio".

Se trata de un caso particular que enfrentó al propietario de un departamento y a la administración del edificio. Pero para Hoteleros de Chile y para Fedetur es un caso testigo de la necesidad de regular las plataformas de alquiler turístico.

Tanto Paulina Sierra, gerenta general de Hoteleros de Chile, como Helen Kouyoumdjian, de FEDETUR, celebraron el fallo. Las directivas de dos de las gremiales más fuertes del país en el sector mencionaron que esto pone en evidencia la informalidad y los riesgos del alquiler turístico no reglado.

El fallo de la la Tercera Sala de la Corte Suprema que confirmó una sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago, y dio la razón a la administración del edificio Comunidad Jardines de Fray de León, en Las Condes, que prohibió el arriendo de departamentos a través de Airbnb argumentando que dicha práctica está excluida en las normas del reglamento de copropiedad de la comunidad.

La vicepresidenta de FEDETUR señaló que el fallo está en línea con el interés del gremio de combatir la oferta turística informal. "Nos parece muy positivo dado que de alguna manera está poniendo atajo a una situación de informalidad que se ha estado dando en el país, y en las ciudades principalmente, donde hemos tenido la proliferación de muchos departamentos informales y que se arriendan por una noche, o por dos noches y que compiten de manera injusta con la oferta formal’, dijo Helen Kouyoumdjian, en declaraciones CNN Chile.

 

El artículo 7 del Código de Comercio establece en Chile que "los propietarios deben ofrecer servicios de alojamientos regulares (...) programados anticipadamente y mantenidos en el tiempo, contraponiéndose al arriendo ocasional por hora o de un número inferior a 15 días".

"Estamos absolutamente conformes y contentos, apoyamos la decisión de la Corte Suprema", dijo Paulina Sierra, gerente general de Hoteleros de Chile, entrevistada en Pauta Bloomberg.

Oferta de Airbnb en Santiago

Abordar las plataformas está previsto en la reforma tributaria, algo que Sierra destaca al reclamar que Airbnb y negocios similares "funcionen como cualquier negocio: entregando facturas, teniendo registro, permisos de sanidad, seguridad". Hoteleros de Chile representa a hoteles, apart hoteles y apartamentos turísticos.

Según los datos de Hoteleros de Chile, entre 2017 y 2018 la oferta de Airbnb en la zona metropolitana de Santiago creció 46%, hasta 26.000 unidades.

La vicepresidenta de FEDETUR precisó que existen dos situaciones distintas: una es el surgimiento de plataformas digitales como Airbnb, en las que los usuarios reservan sus alojamientos y que no tributan en el país, que es el tema que se está discutiendo en el marco de la reforma tributaria, y otra distinta, que está asociada a los prestadores de servicios turísticos, y que tiene que ver con que dichas plataformas están siendo utilizadas por una oferta informal.

De hecho sostuvo que el 70% de la oferta de Airbnb corresponde a departamentos completos, con lo que la idea original de economía colaborativa, en la que, por ejemplo, alguien arrendara una pieza de su casa a un turista, se ha ido desvirtuando. Asimismo indicó que el turismo formal debe solicitar patentes a la Municipalidades, pagar impuestos y obtener otro tipo de permisos como los sanitarios.

Nota de Hosteltur.

Subida por Pablo Perret

@VascoPerret

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios