Domingo 27 de Septiembre de 2020

  • 12.4º
  • Nubes y sol

16 de abril de 2020

Pedidos de asistencia. “El teléfono de Atención al Vecino está explotando”.

La demanda por asistencia en alimentos se incrementó exponencialmente por el parate que impone la cuarentena. El área de Desarrollo Social del Municipio pasó de atender 50 familias a más de 1.000, según indicó a FM DIMENSION el titular del área Julio Tecker.


El Municipio, con la colaboración del gobierno Provincial y de empresas privadas, busca dar respuesta al incesante crecimiento de la demanda de asistencias que marca la paralización que impone la Cuarentena.

El Secretario municipal de Desarrollo Social, Julio Tecker, reveló en FM DIMENSION que antes de esta contingencia “estábamos asistiendo a entre 45 y 50 familias, y ahora ya vamos más de 1000…No pensábamos que iba a ser tanto, pero ahora se desbordó por todos lados”, afirmó.

La recesión laboral que provoca esta situación se manifiesta de varias formas. Son cada vez más las familias que viven al día y dependen de las ayudas hasta para poder comer. “A la gente se la está asistiendo con alimentos, colchones, pañales, leña o calefacción”, explicó el funcionario.

Este crecimiento exponencial de las ayudas ya incluye a vecinos que nunca habían necesitado la asistencia del Estado. “Hay gente que siempre ha estado laburando y ahora se encuentra en esta situación. Muchos de ellos hasta tienen vergüenza de llamar al número de atención al vecino y pedir la ayuda que están necesitando”, explicó Tecker en el programa Radio Activa.

La municipalidad dispuso de una línea (2966-408660) que atiende todo tipo de solicitudes y brinda orientación, en el marco de esta situación que impone la Cuarentena, que cada día que pasa incrementa las dificultades.

“El teléfono de Atención al Vecino está explotando” grafica el funcionario, quien acota que “a medida de que la cuarentena siga para mí va a crecer el número de personas para asistir, ya que la gente no tiene ingresos”.

El “bolsón” que se entrega a las familias tiene varios alimentos no perecederos, pero además un pollo, carnes, frutas y verduras. Su valor aproximado es de entre 2.500  y 3.000 pesos. De acuerdo el número de integrantes del grupo familiar se establece la periodicidad de la asistencia. Hasta el comienzo de esta semana se habían repartido aproximadamente 1.500 bolsones.

Mientras un equipo de trabajadores municipales prepara constantemente los bolsones de comida mientras otros la distribuyen por los barrios.

Con la llegada de los días fríos se suma la necesidad de calefacción. Además de la leña que periódicamente se otorga a familias ya registradas, se suman quienes no pueden hacer frente al valor del gas. La garrafa de 10 kg está 900 pesos y el tubo de 45 kg cuesta 3.400 pesos.

Consultado por esta situación, Tecker afirmó que “aquellos que están complicados con el tema de la calefacción, desde el municipio vamos a intentar darle una mano para cargar su garrafa”.

(Redacción: Guillermo Pérez Luque)

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios