Viernes 4 de Diciembre de 2020

16.7°

El Tiempo en El Calafate

19 de abril de 2020

Tiempos de cuarentena. Tiempos de reflexión

Cuando el virus llamado CORONA reina en el mundo y sube al trono con el título de PANDEMIA DEL CORONAVIRUS, y analizamos Qué sucedió? Cómo se provocó? Quién lo trajo? – Por TOIA IBAÑEZ

Cuando en reclusión obligatoria en nuestras casas, para ayudar y ayudarnos, en esta inhabitual guerra, el Homo Sapiens siente a flor de piel la vulnerabilidad que no era precisamente lo que veía en la pantalla en los primeros planos, ya que en tiempos actuales, o por lo menos hasta este reinado, el consumo fuera de control, la falta de amor y respeto al globo, la pérdida de valores, ritúales y vida espiritual lo hacían sentir omnipotente.

Cuando lo íntimo está en desuso, donde todo es mostrado y publicitado, al punto que los duelos se hacen por redes, tenemos como única arma la intimidad, la reclusión, hacer las tareas escolares con los hijos, para destronar esta CORONA.

Cuando es obligatorio a nivel planetario un tiempo de introspección, ya que se paró el mundo, nada parece reconocerse, quizás es un buen tiempo de reconocernos

Cuando nos preguntamos en cuarentena; En que consiste la felicidad? Cuál es el sentido de la vida? Esta es la vida que quiero para mí?

Nietzsche planteaba que si uno tiene una razón por la que vivir, lo puede soportar todo. Una vida con sentido aún con muchas carencias, puede ser extremadamente satisfactoria. Mientras que una vida sin sentido es una experiencia desagradable y terrible con independencia de lo confortable que sea.

Entonces…la cuarentena la transformamos en un regalo, en una oportunidad para encontrarnos y reveer.

Leyendo a Yuval Noah Harari, profesor de Historia, especialista en medioevo e historia militar, doctorado en Oxford en un campo más amplio de la Historia del mundo y los Procesos Macrohistóricos, en su libro ¨De Animales a Dioses”, habla de” …la valoración de la vida minuto a minuto, y en ese caso las gentes de la Edad Media, la tenía duro, pero si creían en la promesa de una dicha permanente en el más allá, es posible que considerasen que su vida tenía mucho más significado, que la de muchos modernos seglares, que a largo plazo no pueden esperar otra cosa que un olvido completo y sin sentido…”

Cuando este tiempo pase, la valoración de la Felicidad, debería modificarse, y estar más en consonancia con una vida con sentido y que valga la pena ser vivida. Sabiendo que la felicidad tiene un componente cognitivo y otro ético.

(redacción Toia Ibañez)

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios