Domingo 20 de Junio de 2021

23 de septiembre de 2015

Los locos que cuidan a los locos

Teresa fue transformando su casa y la iglesia evangélica que conduce su esposo para llegar a albergar a vecinos con enfermedades mentales. Tiene contención del Estado, pero solicita algunos cambios del actual sistema. También hace pedidos a la sociedad.

 

El lugar se sitúa en el barrio Cerro Calafate, en una zona donde existen al menos tres templos evangélicos.

Es una construcción en madera, que se va realizando por etapas, en una esquina en la que confluyen en pavimento y el ripio.

Un pequeño cartel en una puerta lateral indica que allí funciona un Ministerio evangélico.

Adentro funciona una casa familiar, un salón evangélico y lo que podría denominarse como una “casa de contención” en la que en estos días se alojan cuatro pacientes psiquiátricos.

Teresa María Romano de 68 años de edad, dice que comenzó a cuidar enfermos psiquiátricos a partir de haber alojado a un anciano proveniente de Río Gallegos, que tenía una patología. Fue hace unos tres años y ha pedido de una persona conocida de ella, ya que la mujer tenía habitaciones en alquiler.

Hoy alberga a cuatro personas de diferentes edades, todas pacientes ambulatorios del área de psiquiatría del hospital local.

Los pacientes viven en ese lugar y pese a que algunos tienen familiares en la localidad, están bajo el cuidado de Teresa y de las llamadas “cuidadoras”, una metodología que implementa la nueva ley de Salud Mental, para contener a los pacientes que siguen un tratamiento pero fuera de los lugares de internación.

El estado provincial paga el servicio de las cuidadoras y el de Teresa y el municipio se encarga de cuestiones como los víveres, todo bajo la vigilia de la justicia civil local y de organismos provinciales que deben cuidar el cumplimiento de los parámetros que fija la legislación, para el cuidado de esos pacientes.

“El problema que tenemos es que nos pagan cada dos o tres meses, y es poco. A las cuidadoras les pagan 35 pesos, menos que lo que cobraría una persona por hacer limpieza o planchado en una casa, que cobran 70 u 80 pesos la hora. Hay buena voluntad, pero a veces no se puede porque esa gente (cuidadoras) también tiene una vida y familia”, comentó la mujer.

Cuando horas atrás, teresa Romero habló con el programa Radial Turno Mañana de FM Dimensión explicó: ““Es un trabajo insalubre, porque  aunque no nos vamos a contaminar de nada, tu psiquis sufre un montón, porque tratas con personas que en un momento piensan de una manera  y al rato piensan de otra”.

Además, en la entrevista detalló cómo es el trabajo con pacientes psiquiátricos, e hizo pedidos a la sociedad calafateña. Escuchá el audio de la entrevista.

Para quienes deseen comunicarse con Teresa, pueden hacerlo llamando al 02902 494851.

COMPARTIR: