Miércoles 27 de Enero de 2021

15 de octubre de 2015

Propaganda política: No se respeta ni se hace cumplir con la ordenanza

Sancionada a fines de 2013, una ordenanza prohíbe la propaganda política en la vía pública en todo el ámbito de la ciudad. Sólo puede estar en vidrieras, vehículos y propiedades privadas. Varios sectores políticos la incumplen, colmando los postes con carteles. Y el Municipio no hace respetar la normativa.

Un mal debut tiene la ordenanza Nº1625. Vigente desde noviembre de 2013, la normativa prohíbe en todo el ámbito de la Ciudad de el Calafate, la colocación de propaganda política partidaria “mediante pasacalles, pancartas, bastidores, obleas pegatinas de afiches, murales escrituras y/o pinturas en la vía pública”.

También está alcanzada en esta prohibición la publicidad comercial, sindical de organizaciones no gubernamentales u organizaciones constituidas bajo cualquier fin.

La ordenanza se sancionó por iniciativa del oficialismo, luego de las quejas por la gran cantidad de cartelería colocada en las calles durante la campaña legislativa de aquel año.

En esta campaña de cara al 25 de octubre se esperaba un efectivo cumplimiento de la normativa. Incluso algunos sectores consultados por este portal dijeron haber recibido una notificación oficial del municipio sobre los alcances de la ordenanza en vigencia.

Era una buena oportunidad para poner en práctica efectiva la normativa surgida del reclamo de vecinos de los barrios que veían como proliferaban carteles en los postes de servicios, mientras en el centro sí se prohibían.

De allí surgió esta ordenanza que impide la colocación de cartelería en “todo el ámbito de la ciudad”.

Solo basta recorrer calles y avenidas de los barrios para ver como los carteles de varios sectores políticos están colmando las calles y avenidas. Partidos del oficialismo y de la oposición, de candidatos locales, provinciales y nacionales.

La ordenanza establece multas de 50.000 UF a quienes incumplan lo dispuesto. Actualmente esto equivale a 50 mil pesos. Sin embargo no se observan acciones concretas del Municipio para hacer cumplir con la normativa, intimando a retirar la cartelería o aplicando multas.

La ordenanza Nº 1625 aclara que toda publicidad o propaganda de este tipo puede colocarse “en locales comerciales, viviendas particulares, automóviles y toda propiedad privada, con incidencia hacia la vía pública, previa autorización del particular, responsable gerente o encargado”.

Otro ejemplo de que las normas que rigen están sancionadas y en vigencia pero falta lo más importante. Cumplirlas y hacerlas cumplir.

TEXTO COMPLETO DE LA ORDENANZA

COMPARTIR:

Comentarios