Martes 7 de Diciembre de 2021

2 de febrero de 2016

Servicios Públicos pide que se investigue supuesto sabotaje

Es por la situación de falta de agua en algunos barrios altos. En dos oportunidades se detectó que válvulas que abastecen esos sectores habían sido cerradas en forma intencional. No se descarta que sea gente de la propia empresa.

El tema se venía rumoreando desde hace un par de días, y este martes la sospecha se hizo oficial. Servicios Públicos presentó una exposición ante la policía local pidiendo que se investigue un supuesto sabotaje que ocasionó la falta de agua en algunos barrios en las últimas jornadas.

Horas atrás, el gerente a cargo del distrito, Pablo Zuvich (foto), se presentó en la comisaría primera de El Calafate por instrucción del presidente de la empresa provincial, Lucio Tamburo, para dejar sentada la exposición.

La presentación fue comunicada oficialmente a través de un parte de prensa en el que

Tamburo informa que, “debido a los cortes producidos en el suministro de agua que días pasados se dio en diferentes barrios de la localidad de El Calafate, y sobre los cuales los primeros indicios suponían impericia laboral, se comprobó en dicho momento el cierre de algunas llaves de paso de la red local de distribución”.

“Una situación similar aconteció en las últimas horas, y si bien ya ha sido restablecido dicho servicio, ya no puede pensarse en una situación de impericia, sino en un hecho con total intencionalidad de afectar el suministro”, afirmó el presidente de la empresa

Ahora Calafate pudo saber que dos válvulas que habilitaban el paso de agua hacia los barrios 90 Viviendas y Cañadón (Manzanas 700) fueron cerradas intencionalmente para dejar a esos sectores sin suministro.

Justamente vecinos de esos barrios eran los que más reclamaban por la falta de agua. De hecho, un periodista de este portal pudo saber que un grupo de vecinos del 90 Viviendas presentó un reclamo ante la Defensoría Oficial por la prolongada falta de agua.

Desde la empresa no encontraban explicación, ya que el nivel de cisternas se había recuperado totalmente, las bombas funcionan y no hay roturas en los caños. Zuvich dijo a Ahora Calafate que cuando decidieron ir a ver las válvulas como última instancia (ya que estaban seguros que habían sido abiertas), éstas se encontraban nuevamente cerradas.

“La empresa Servicios Públicos Sociedad del Estado ha radicado la correspondiente denuncia para la investigación del caso y se han tomado las medidas necesarias para garantizar el servicio de agua corriente tratando de evitar cualquier nuevo intento de supuesto sabotaje sobre la red de distribución”, afirma el comunicado.

Ahora la situación es de sospecha, y aunque no hay datos ciertos sobre quien o quienes serían responsables, nada está descartado. Ni siquiera que haya sido gente de la propia empresa, o allegada a la misma.

COMPARTIR: