Jueves 17 de Junio de 2021

26 de agosto de 2016

Fue una venta ilegal de carne

La investigación arrojó que no se trató de abigeato. El propietario de una carnicería adquirió 7 animales faenados a un peón sin autorización del encargado de la estancia. El comerciante promocionaba una feria con ofertas. A través de las redes sociales dio su versión. El juez dispuso restituir la carne a la estancia.

A traves de las redes sociales el propietario de la carnicería do su versión

El cargamento clandestino de carne vacuna secuestrado en la noche del jueves por la policía iba a ser comercializado en una carnicería de la Av. Libertador.

Catorce medias reses de novillo, que superan los 1500 kilos de carne fueron adquiridos por el propietario de la Carnicería El Gaby a un peón de la estancia La Entrerriana, en forma ilegal.

Si bien una compra y no se trató de un robo de hacienda, la transacción se hizo totalmente por fuera de lo establecido por las leyes. El peón admitió la venta y señaló que no era la primera vez que lo hacía. El trabajador rural no tenía autorización del propietario ni del encargado de la estancia, una de las que posee el empresario Lázaro Báez.

Te enteraste en AHORA CALAFATE: Sorprendidos al querer ingresar con carne clandestina

La carne no tiene documentación que certifique su procedencia, no fue faenada en un establecimiento autorizado y era transportada en la caja de una camioneta utilitaria, sin cumplir con las condiciones de seguridad e higiene.

Antes estas irregularidades se dispuso el secuestro de la mercadería y los ocupantes del vehículo fijaron domicilio, quedando a disposición de la Justicia.

Este viernes, la carnicería El Gaby había promocionado en las redes sociales una feria de carnes con ofertas muy convenientes. El responsable del comercio, Gabriel Ponce, anunció a través de Facebook que la misma se suspendió y intentó justificar la situación.

“Nosotros hacemos todo esto porque sabemos que está muy dura la mano y nos defendemos como podemos para que todos tengan un plato digno de comer”, dijo en un posteo publicado en el mediodía de este viernes.

“Sabemos que (la carne) tiene que tener frío, pero no tenemos las herramientas para movilizarnos como se debe”, quiso justificar.

Mientras tanto desde la Municipalidad, el secretario de Gobierno Omar Gallardo dijo que Bromatología fue llamada recién a la tarde, cuando dijo se debió haberla convocado en el momento del decomiso. Es decir la noche anterior.

El funcionario municipal, de quien depende tanto la dirección de Comercio como el departamento de Bromatología, dijo que el Municipio no intervino ya que el caso ya estaba siendo manejado por la Justicia de Instrucción, que ordenó devolver al encargado de la estancia el total de la carne secuestrada.

Consultado sobre la existencia de controles a carnicerías, Gallardo señaló que casualmente hace unos días se controlaron tres establecimientos ubicados en la Av. Libertador, entre ellos el del propietario en cuestión. Y se encontró total normalidad, tanto en la mercadería como en las instalaciones.

COMPARTIR: