Martes 22 de Septiembre de 2020

  • 8.8º
  • Mayormente nublado

3 de octubre de 2016

Vigilancia policial nocturna a un hombre para evitar que ataque a su ex.

En el medio de un caso de violencia familiar, la jueza Viñuales ordenó que la policía vigile de cerca un hombre durante las noches. La medida evita que sea la víctima quien sea acompañada por policías.

La justicia civil local ordenó que un hombre sea vigilado por la policía en horas de la noche, para evitar que este moleste a su ex pareja e hijos.

Habitualmente, cuando una mujer plantea en la justicia cuestiones de violencia por parte de un hombre con quien mantiene o mantuvo alguna relación formal, los funcionarios judiciales imponen restricciones de acercamiento, y si se considera que la mujer puede correr algún riesgo, se impone una custodia policial.

El objetivo es que la policía cuide de su integridad a la víctima.

Pero por segunda vez, la jueza local Florencia Viñuales razonó por fuera del uso y costumbre, e impuso que esta vez el denunciado sea quien tenga un policía al lado.

Se trata del caso de una pareja cuyas diferencias se fueron convirtiendo en actos de violencia.

El hombre tiene tres denuncias y sus respectivas detenciones por parte de la policía local.

En reiteradas oportunidades no respetó la prohibición de acercamiento a su ex. Además de acercarse a la vivienda, ha ingreso por la fuerza y volvió a violentar a la madre de su hijo.

Pocos días atrás volvió a ocurrir el último hecho en el que el joven rompió las restricciones judiciales, y maltrató a la mujer.

Otra vez fue detenido. Esta vez el juez penal ordenó que quedara 10 días alojado en una de las comisarías de esta ciudad.

A la vez, la jueza de familia Florencia Viñuales, reiteró las medidas de acercamientos y de restricción mutua de contacto incluso telefónico.

Según conoció ahoracalafate.com.ar, en esta oportunidad la jueza ordenó que la policía local vigile al hombre, y no que custodie a la mujer.

La orden de la magistrada indica que la policía debe controlar al denunciado en horas de la noche, controlando que no se acerque a la casa de su ex mujer.

La característica que tenga una vigilancia nocturna responde a los antecedentes del caso, los que indican que los hechos de violencia y ataques a la vivienda y a la mujer, ocurrieron terminando el día o de madrugada.

La imposición de la vigilancia policial es temporaria. La jueza ordenó que sea por el lapso de una semana, para que al finalizar ese tiempo se evalúe la situación y se decida si corresponde que continúe esa medida.

Esta es la segunda vez que la jueza local cambia la manera de abordar un caso de violencia de género, ordenando que la policía siga de cerca al denunciado, y no la denunciante víctima.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios