Martes 22 de Septiembre de 2020

  • 5.6º
  • Algunas nubes

27 de octubre de 2016

Abogado enfrenta a familia pionera.

Se trata de tierras situadas en los alrededores del Lago del Desierto. El gobierno de Santa Cruz restituyó tierras a una familia pionera. Pero un abogado de pcia de Buenos Aires reclama haberlas comprado en la década del 80.

 

Un histórico conflicto por la titularidad de importantes tierras en Lago del Desierto afecta a una familia pionera de esa zona.

El conflicto enfrenta a un abogado de Bahía Blanca, llamado Guillermo Bohoslavsky, con la familia Díaz Sepúlveda, estos últimos, hijos de Juana Sepúlveda y Román Díaz, históricos habitantes de la zona y descendientes de un matrimonio que se radicó en ese sector limítrofe a principios del siglo pasado.

La existencia de los Sepúlveda Díaz fue uno de los argumentos argentinos para demostrar la ocupación de nuestro país en ese sector de admirable belleza y recursos naturales, que fuera pretendido por Chile, hasta los acuerdos de la década del ´90.

Desde principios de la década de 1920, la familia se fue desarrollando en la punta norte y punta sur de Lago del Desierto. 

Los primeros en llegar se radicaron en la Punta Norte. Tuvieron 11 hijos que se fueron yendo de la zona. Juana una de las hijas se quedó, y se radicó  con Díaz en la punta sur.

A mediados de la década de 1970 Juana dejó su puesto y migró con sus hijos hacia lugares donde estuviese una mayor protección médica, ya que estaba enferma.

Su hija Silvia Díaz recuerda que  después de cinco o seis años volvieron a la zona, pero las tierras que ocupaban ya habían sido tomadas por el gobierno provincial y quedando en manos privadas.
Eran años en los que se terminaban de definir los límites del parque nacional Los Glaciares con los del territorio de la provincia de Santa Cruz, y las tierras de la Gendarmería Nacional.

También fueron momentos de conflicto con chile y hasta de un episodio de enfrentamiento entre una patrulla de gendarmes y de carabineros, lo que costó la vida de un soldad chileno.
 

Venta

El lote 172, donde habían habitado los padres de Juana Sepúlveda y abuelos de Silvia Díaz, terminó en manos de Nelma Ramona Ogrizek, domiciliada en Río Gallegos y funcionaria del Consejo Agrario Provincial, institución del gobierno que es titular de las tierras fiscales.


En 1983 Guillermo Bohoslavsky compró el lote 172 de mas 19 mil hectáreas, a Ogrizek por 24 mil dólares, cuyo boleto de compra venta fue firmado ante un escribano de Comodoro Rivadavia.
Reconocimiento

Que fueran reconocidos como familia pionera y que el Estado le restituyera la titularidad de las tierras que habían ocupado sus abuelos y padres fue el reclamo de los hermanos Díaz durante varios años.

En el 2012, el gobierno de Daniel Peralta le reconoció sus derechos inalienables sobre cuatro hectáreas donde se ubica la antigua cabaña de los abuelos de los hermanos Díaz y un pequeño cementerio familiar.

En el 2015 ocurrió lo mismo con otras cuatro hectáreas en la punta sur del mismo lago.
En agosto la familia comenzó a construir una cabaña, cerca de la antigua casa de los primeros pobladores, en la punta norte.

Derivaciones

Pero Bohoslavsky reclama su titularidad sobre esas tierras.

Los sendos reclamos tomaron ahora un camino que lleva a una causa penal.
Silvia Díaz denunció en la subcomisaria de El Chalten que Bohoslavsky ingresó a su predio con otras personas, que le destruyeron la cabaña que estaban terminando de construir (FOTO) y que le sacaron pertenencias.

La mujer explicó que en enero de este año denunció formalmente que habían ingresado a “la casa de los abuelos en Punta Norte en lago del Desierto”, momento en que les robaron, camas, colchones, motosierra, monturas, y otras pertenencias.

Al hablar con el programa Turno Mañana de FM Dimensión, Silvia Díaz contó que la semana pasada recibió un llamado telefónico del jefe de la policía local  quien le avisó que Bohoslavsky era quien tenía sus pertenencias, que las había intentado dejar en la comisaria lo que no fue aceptado, por lo que se las iría tirar en su casa.

 “No entiendo nada. A nosotros el gobierno nos da esas tierras, donde está la casa de mis abuelos y nuestro cementerio. Este hombre se mete en nuestra propiedad, nos desarma una cabaña, nos rompe la puerta de la casa antigua, nos roba pertenencias y la policía en lugar de detenerlo y secuestrar las cosas, dice que no las acepta”, se quejó Silvia Diaz, quien además es efectivo retirada de la misma Policía Provincial.

En la entrevista de este miércoles a la mañana, la mujer dijo ya no saber qué hacer, y que espera que la justicia actué.

Juez

En la misma mañana el juez de instrucción de El Calafate Carlos Narvarte viajó a El Chalten. 
Según conoció Ahora Calafate, el juez solicitó el testimonio de la denunciante para conocer el tema.

El magistrado tiene una denuncia penal que puede encerrar delitos como usurpación, robo y daño, con el trasfondo de un tema de disputa de propiedad que sería del fuero civil.

Narvate decidió constatar los daños pero no lo pudo hacer. Para llegar al lugar se debe viajar una hora por ruta de ripio para luego navegar y cruzar el lago del Desierto lo que no se pudo realizar por cuestiones de horario y operatividad de la embarcación privada que hace esa navegación.

“A nosotros nos restituyeron esas tierras que eran reserva de la Gendarmería, por acuerdo con el Consejo Agrario, el señor no nos tiene que reclamar a nosotros ni mucho menos de esta manera, y mas siendo abogado”, comentó la vecina de El Chalten.

Horas atrás, miembros de la familia pionera se movilizaron en el centro de El Chalten mostrando carteles que repudian al abogado bonaerense.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios