Martes 27 de Julio de 2021

20 de julio de 2016

Los bomberos de El Calafate tienen mínima protección en incendios

Es común verlos ingresar en siniestros sin equipos de respiración autónoma. Las dos unidades apenas cuentan con muy escaso material que los proteja. También realizan locros y rifas para arreglar móviles. Decidieron que la mitad del dinero de un bono sea donado al bombero de Río Gallegos, que pelea por su vida por la falla de su equipo autónomo.

Un bombero de Río Gallegos debió ser derivado a la ciudad de Buenos Aires debido a la gravedad de su estado de salud, como consecuencia de sufrir severas lesiones respiratorias, causadas el ingresar a un incendio y fallarle el equipo de respiración autónoma.

El hecho es consecuencia de una prolongada falta o déficit de inversión en sus fuerzas de seguridad. Los equipos se vencen y aún asi son usados sin que haya recambio.

Las sucesivas autoridades de la fuerza y principalmente del gobierno en las últimas gestiones, desoyeron reclamos y advertencias de las urgentes necesidades de los Bomberos, por ejemplo.

Ahora la situación quedó en evidencia en Río Gallegos por este hecho sufrido por el bombero Mauricio Díaz, quien pelea por su vida. Pero esto puede repetirse en cualquier momento y en cualquier otra localidad de Santa Cruz.

En El Calafate, por ejemplo, las dos unidades de Bomberos solo cuentan con un equipo de respiración autónoma. Es decir que cuando ingresan al interior de un edificio en llamas (como mínimo lo hacen de a dos), uno de ellos está desprotegido y sus vías respiratorias en riesgo constante.

En el caso de la Unidad 21, por gestión de sus responsables se lograron conseguir dos o tres equipos autónomos en calidad de préstamo, otorgado por los Bomberos de la Policía Federal, que se asientan en el aeropuerto.

En varias oportunidades mientras hacemos cobertura periodística en siniestros, vemos como los bomberos arriesgan su salud y su vida ingresando entre la densa y tóxica humareda, sin ninguna protección y salen tosiendo y con sus ojos irritados.

El video fue tomado en  ocasión de un incendio ocurrido en marzo, en una vivienda familiar del barrio 68 Viviendas. Se observa como un bombero emerge del humo de colchones quemados y con la cabeza gacha, apoyado en la ventana busca reponer aire en sus pulmones al tiempo que saliva.

Aspirar ese humo produce un daño acumulativo que degrada progresivamente las vías respiratorias del servidor público. Es deber de todo empleador velar por la seguridad y salud de sus trabajadores. Y más cuando aún se trata del Estado, quien tiene la función de controlar que esto se cumpla.

Locro para arreglar móviles

Pero los equipos de respiración autónoma no son el único déficit de los bomberos de El Calafate. Mangueras pinchadas, móviles fuera de servicio o con recurrentes problemas mecánicos, escaso personal, son algunas otras carencias, sobre las cuales hemos alertado en otras oportunidades.

Lo leíste en AHORA CALAFATE: Bomberos tienen que ir a rescates con sus propios autos

Recientemente los bomberos organizaron un locro solidario preparado por ellos mismos, con el objetivo de juntar dinero para poner en condiciones el móvil de rescate, un vehículo que tiene 30 años de antigüedad y que sirve para transportar efectivos y herramientas a los rescates de víctimas de choques en ruta.

También para ese fin se organizó la venta de un bono contribución con premios, que los mismos bomberos estuvieron vendiendo y que se sortea hoy, por el Día del Amigo.

A último momento, y ante este lamentable hecho del que fue víctima el bombero riogalleguense, los colegas calafateños decidieron donar la mitad de lo que se recaude a su familia para ayudarle a afrontar los gastos necesarios.

COMPARTIR: