Martes 27 de Julio de 2021

9 de abril de 2018

INFORME. Cada vez más santacruceños buscan derivados de Marihuana

En la Argentina aún no se cuenta con las reglamentaciones que permitan la comercialización de esos productos. Santacruceños compran en las ciudades chilenas de Punta Arena y Puerto Natales, arriesgándose a los controles de la gendarmería.

 

 

Cada vez son más los argentinos que consumen lo productos derivados del Cannabis para atender diferentes dolencias.

En Santa Cruz también aumenta la demanda. Vecinos de diferentes localidades buscan en Chile gotas, aceites, pomadas, té y hasta bebidas energizantes que salen de la planta que en la argentina sigue estando prohibida.

En marzo del 2017 el congreso de la nación terminó de aprobar la Ley Nacional  27.350 que crea el Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus derivados.

En septiembre, la Cámara de Diputados de Santa Cruz aprobó la adhesión a la ley nacional, aunque aún le faltaba su reglamentación.

Recién en los primeros días de abril del 2018 se publicó en el Boletín Oficial de Argentina la disposición para establecer los requisitos que deben cumplir los predios donde se cultive marihuana con fines medicinales.

Mientras se dilatan las diferentes reglamentaciones que se desprenden de la ley marco 27.350, la demanda de esos productos aumenta a tal punto que los ciudadanos arriesgan tener problemas legales con tal de conseguirlos.

Lo santacruceños cruzan la frontera para comprar los derivados en las ciudades chilenas de Punta Arenas y Puerto Natales.

Chile ya tiene una reglamentación para la producción y comercialización de esos productos. Hay locales habilitados en ambas ciudades, a donde acuden los santacruceños para conseguir preferentemente los aceites y pomadas, para ellos o familiares con diferentes patologías.

Allí, las herbosterías se llaman yerberías. En el centro comercial de Puerto Natales existen al menos tres. Reciben cada vez más argentinos que buscan lo derivados de las marihuanas, porque en su país no se consigue.

Puerto Natales es localidad vecina a las argentinas Río Turbio y 28 de Noviembre. También es la ciudad que comparte el turismo con El Calafate, al ser la cabecera del parque nacional Torres del Paine, vecino del parque Los Glaciares.

En Puerto Natales

Tamara Oyarzún, especializada en la medicina natural, y propietaria de un local habilitado por el Ministerio de Salud de Chile para vender los derivados del cannabis, no duda en confirmar que cada vez son más los argentinos que piden por esos derivados que cuestan entre 200 y 500 pesos argentinos.

las compras se pagan en efectivo con tarjetas, incluyendo el débito.

Con la compra, los argentinos le suman un costo más al económico: el judicial. Es que en la argentina la marihuana en cualquiera de sus acepciones sigue siendo ilegal, por lo que si la gendarmería detecta a una persona con esos productos debe notificarlo a la justicia federal.

Ilegal

Ante un control, los productos son secuestrados, sin devolución, y con la correspondiente elaboración de actas y causas penales.

Donde más la gendarmería detecta el tráfico de esos derivados es en los puestos fronterizos, aunque deben actuar si los encuentran en cualquier parte. En febrero, un chileno tuvo que ser demorado cuando en el ingreso de El Calafate fue encontrado con algunos porros y una pomada.

El 1er Alferez Javier Zalazar, que presta funciones en el Escuadrón 43 de la Gendarmería Nacional, con asiento en Río Turbio dice que la ley es una sola para cualquier producto derivado de la marihuana, por lo que la gendarmería debe actuar, y que luego es el juzgado federal quien discrimina entre un traficante de droga y una persona que compró un aceite para un familiar enfermo.

El 43 tiene jurisdicción en tres pasos fronterizos, donde  en el último año se han realizado más de una veintena de constataciones de personas que traían derivados del cannabis.

Cuando la gendarmería detecta los productos debe someterlos a un reactivo para saber si realmente se trata de marihuana, lo que también permite conocer que un 20% de los productos no tienen cannabis o si lo tienen es en bajo porcentaje.

NOTAS RELACIONADAS: Hasta la reglamentación prima el sentido común

COMPARTIR: