Viernes 23 de Octubre de 2020

  • 10.3º
  • Nublado

15 de marzo de 2019

IDUV y CPE se olvidaron del Jardín 63

Hoy se cumple la tercera semana de clases y los niños de ese establecimiento todavía no pudieron comenzar, por un problema en las calderas que viene del año pasado. No hay reacción de las autoridades provinciales. El IDUV aseguró que el miércoles llegaban las calderas nuevas, pero esto no ocurrió y no hay respuestas.

El jardín de Infantes N°63 “Koraiken” se encuentra abandonado a su suerte y su comunidad educativa (alumnos, padres, docentes y directivos) son ignorados por las autoridades responsables de dar respuestas.

Como informó Ahora Calafate oportunamente en el inicio de clases (25 de febrero) el edificio educativo, el más nuevo de la localidad, se encuentra imposibilitado de recibir a los niños y niñas que acuden a sus salas.

Problemas en la caldera que arrastran desde el año pasado y pérdida de agua, persisten sin que haya habido una reacción, ni del Consejo Provincial de Educación (CPE) ni del Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda (IDUV), responsables de su mantenimiento.

Los directivos no saben ya qué decirle a los padres y encima tienen prohibido hacer pública la situación. Hoy se cumplen tres semanas de ciclo lectivo 2019 y los niños de 3 a 5 años no tuvieron ni un solo día de clases.

La supervisora, desde Río Gallegos, no cumple el papel de ser el nexo ante el Consejo Provincial de Educación para agilizar soluciones. El IDUV, que debió solucionar durante el verano el problema (que ya estaba informado), no pasó por El Calafate.

Es sabido que además de este problema tampoco terminó las aulas del Colegio Secundario 46, generando hacinamiento por la gran cantidad de chicos que hay dentro del edificio aún no ampliado.

La última comunicación recibida por los padres es que el miércoles irían a llegar las calderas nuevas de Buenos Aires. Sin embargo esto no ocurrió y al parecer ni siquiera salieron desde el lugar de envío.

Es decir que todavía nadie sabe cuándo van a comenzar las clases para los niños del Jardín de Infantes “Koraiken”.

Por otra parte (también hay que decirlo) no se ve una acción decidida de reclamo por parte de los padres. A las reuniones convocadas son pocos los que asisten. Algunos, en vez de buscar la unión para fortalecer un reclamo, prefieren intentar inscribir a sus hijos en otro jardín de infantes.

Es necesario resaltar que nada de lo que está sucediendo es culpa de ellos, pero es llamativa la pasividad ante una situación tan grave.  Tampoco se conoce una acción del Vocal por los padres para conseguir una solución.

Junto con el IDUV, los funcionarios del CPE son los responsables de haber llegado a este estado. Sus directivos se la pasan diciendo que la “centralidad de las escuelas son los chicos”. Frase acuñada como respuesta ante cualquier reclamo del gremio docente, pero en momentos en que se requieren soluciones inmediatas, los intereses de los niños son empujados de la pretendida “centralidad” a la “marginalidad” en la que están ahora. (Guillermo Pérez Luque – Ahora Calafate).

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios