Domingo 29 de Noviembre de 2020

16.4°

El Tiempo en El Calafate

OPINIÓN

23 de febrero de 2020

Apuntes Ciudadanos: CARNAVALEANDO

Este fin de semana en la Argentina es un feriado largo de Carnaval, donde Alejandro Rojo Vivot (1) cuenta el porque de esta fiesta pagana de cientos de años en la humanidad, y donde el humor, la política y lo social forma parte importante de estos festejos. HUMOR, POLÍTICA Y AFINES CCV

Ilustración: ARLEQUÍN (1889) PAUL CÉZANNE (1839-1906)

 

“El chiste puede atacar igualmente a aquellas instituciones, personas representativas de las mismas, preceptos morales o religiosos e ideas, que, por gozar de elevada consideración, sólo bajo la máscara del chiste, y precisamente de un chiste cubierto por su correspondiente fachada, nos atrevemos a arremeter contra ellas”. (2)

 

Sigmund Freud (1856-1939)

 

La participación de numerosos entusiastas en los festejos anuales de los carnavales se remonta a centenares de años, en muy distintas ciudades, épocas y modalidades.

En el mismo sentido, la intervención de los poderes públicos ha sido, casi siempre, notoria, algunas veces fomentando y otras prohibiendo.

La etimología nos remite a la cuaresma cristiana (3) y a su característica prohibición de comer carne durante la misma en una suerte de vigilia; es decir, antes del período de abstinencia carnívora; de que, por lo menos, por eso a esos días festivos se los conocía como carnestolendas es decir, los tres días previos a los miércoles de ceniza.

De ahí la recurrente influencia de algunos sectores católicos y otros grupos cristianos buscando incidir en su eliminación; también existen aquellos que sostienen que disfrazarse es pecado y lo relacionan con la presencia del demonio.

Claro está que para muchos es un feriado largo, motivo de expansión pública, mayores ventas turísticas, etcétera, sin más connotaciones de ningún otro tipo.

Mientras ciertos políticos buscan manipular subiéndose a las comparsas, otros intentan temerosamente eliminar las concentraciones humanas.

Son jornadas donde el humor, la política y, al menos, la crítica social están muy presentes.

En una de sus más célebres novelas del francés Dumas Davy de la Pailleterie (1802- 1870) (Alejandro Dumas) (4) “El Conde de Montecristo” (1844) encontramos que una de sus escenas principales sucede durante los festejos de Carnaval.

“El 16 de diciembre de 1774 Carlos III firmó una Real Ordenanza por la cual imponía el cese de los bailes de carnaval, alegando que nunca los había autorizado en sus posesiones de las Indias. Esta determinación fue dada a conocer en Buenos Aires en 1775”. (5)

En el Siglo XIX, en Buenos Aires, en la céntrica calle “El pecado”, junto con el hueco de Montserrat, fueron espacios apreciados para celebrarse los festejos que fueron, año a año, creciendo en intensidad en cuanto a público y diversas libertades que se iban sumando para escándalo y censura de otros.

El exitoso y perdurable músico austríaco Johann Strauss, hijo, (1825-1899) le dedicó varias de sus obras a lo aquí tratado como, por ejemplo “Canciones de Carnaval” (Faschingslieder) (1846), el “Embajador del Carnaval” (Karnevalsbotschafter) (1862), “Baile de máscaras” (Maskenzug) (Polca) y la opereta “El Carnaval en Roma” (Der Karneval in Rom) (1873).

Es dable tener presente que, aún se invoca al Rey Momo (6) que se remonta a la antigua Grecia recordando que en esas jornadas los participantes se manifestaban plenamente, aunque sus rostros estuvieran ocultos por las máscaras más los disfraces que, a veces, hasta disimulaban el cuerpo y el sexo mientras al personaje se lo representa a cara descubierta con la careta en la mano.

 

(1)  Miembro Titular de la “Comisión Redactora reforma del Consejo de la Magistratura de la Provincia de Tierra del Fuego”. Decreto N° 2193/13. Provincia de Tierra del Fuego, Argentina. (2013). 

(2) Freud, Sigmund. El chiste y su relación con lo inconsciente. Editorial Nueva. Tercera edición. Tomo I. Página 1089. Madrid, España. 1973.

(3) Por lo menos la celebran los practicantes católicos y anglicanos.

(4) Padre.

(5) Puccia, Enrique H. Breve historia del carnaval porteño. Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Página 8. Buenos Aires, Argentina.1974.

(6) Etimológicamente, del griego: burla, sarcasmo.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios