Domingo 25 de Octubre de 2020

  • 6.7º
  • Mayormente nublado

24 de agosto de 2017

Buscando Educación. Sigue la migración de alumnos a otras provincias.

​Juan Ignacio tiene 11 años y tenía que empezar el sexto grado. En lo que va del año no fue a la escuela una sola vez. La semana pasada viajó a córdoba donde comenzó a asistir a clases. Su mamá contó los detalles.

 

Las negociaciones entre los gremios, Provincia y Nación, parecen encaminarse a una posible salida del conflicto de la Educación de Santa Cruz.

Nadie sabe cuándo ni cómo llegará la normalidad en el dictado de clases, pero al menos ya se pueden contabilizar algunos días sin paro, los primeros del año. Aun así continúa la migración de estudiantes secundarios.

En mayo se conoció el caso de la familia Segovia, que optó por enviar a uno de sus hijos a que continuara sus estudios secundarios en Buenos Aires. Fue una muestra de varios casos, no contabilizados, que se vienen dando en Santa Cruz. El mas reciente corresponde a pocos días atrás.

Juan Ignacio, de 11 años, era alumno de la Escuela 11 de Río Gallegos al igual que su hermano Santino de 8 años.  

El hermanito menor ha tenido clases normalmente porque su maestra no adhiere a los paros. En cambio, el mayor no pisó la escuela este año. No conoce sus maestros ni compañeros. La semana pasada en acuerdo con sus padres y abuela, viajó a Córdoba para empezar la escuela en un pueblo del interior de esa provincia.

“Antes se buscaron alternativas acá, pero en lo general las escuelas públicas de acá de Río gallegos están con la situación del paro”, comentó su mamá Maite.

Una de las posibilidades fue ocupar una vacante en una escuela dependiente de una iglesia pero el horario era de 18 a las 22 horas, lo que consideró como no apropiado para su hijo que asiste a sexto grado.

Al hablar con el programa Turno Mañana de FM Dimensión de El Calafate, la mamá explicó que la decisión comenzó a analizarse en las vacaciones, pero que prefirió esperar con la esperanza que los conflictos en Educación mermaran.

“Si bien la decisión la toma uno como adulto, fue consensuada con él, porque tampoco era la idea que vaya a pasarla mal”, siguió contando.

Maite coordinó con su madre que vive en el interior cordobés, y con el papá del nene que reside en la misma provincia. Se pusieron de acuerdo y Juan Ignacio viajó el viernes a la madrugada a Buenos Aires donde lo esperó el padre, quien lo llevó a la casa de su abuela materna en córdoba, donde comenzó a asistir a la escuela.

Con el establecimiento que lo recibió se acordó toda una semana evaluativa para que después reciba apoyo de maestras particulares en las asignaturas donde demuestre un nivel más bajo que sus compañeros.

En la escuela cordobesa también le pidieron a los responsables del menor que presenten una nota firmada por la directora de la escuela riogalleguense explicando por la falta de clases que afectó a ese alumno.

En comunicación telefónica desde la capital de Santa Cruz, Maite también le contó a Turno Mañana que: “al ver que su hermanito menor sí tuvo clases todo el año, porque su maestra no se adhirió ningún paro, a Juan Ignacio le daba angustia pensar que se iba a quedar de grado y que no iba a la escuela, así que tampoco le fue tan difícil tomar la decisión. Él sabe que se tenía que ir y que tiene que ir a particular a la mañana y cursar a la tarde. Se fue bastante concientizado”.

Vivimos de expectativas, la realidad es que las decisiones hay que tomarlas para poder progresar. No puedo seguir una semana más esperando si se va a solucionar o no (el conflicto). Son tres meses los que quedan y habrá que aprovecharlo”, explicó Maite Yamauchi sobre la decisión tomada en momentos en que crecen las expectativas por la normalización de las clases en las escuelas santacruceñas.

En mayo una familia de El Calafate tomó igual determinación 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios