Viernes 23 de Octubre de 2020

  • 9.9º
  • Nublado

27 de abril de 2018

Piden 8 y 16 años para dos acusados de abusos

Los dos casos son de El Calafate. El primero es de un sujeto que abusó de un niño de 5 años, familiar suyo. La pena más alta se pide para un gendarme que abusó reiteradamente de su hija, durante más de 10 años. Cuando cumplió la mayoría de edad ella lo denunció. En días más se conocerán las sentencias.

Culmina una semana tensa y cargada de sentimientos en El Calafate, en lo que respecta al accionar de la Justicia. Desde el martes hasta el jueves inclusive se realizaron tres juicios por sendos casos de abusos sexuales. Todos con sus terribles particularidades y también con puntos en común, en los tres casos las víctimas eran menores de edad al momento de sufrir esos tormentos, y sus abusadores pertenecían al círculo cercano de la familia.

El pasado miércoles, se desarrolló el juicio contra un gendarme, de apellido Santana, que está acusado de abusar durante más de una década a su hija biológica. Cuando esta alcanzó la mayoría de edad decidió denunciar a su padre. Para que no existan dudas grabó en audio a su padre intentando abusarla, prueba esta que quedó incluida en el expediente, junto con varios testimonios de amigas, de profesionales médicos, psicólogos.

La joven ya no vive en El Calafate. Desde otra provincia y en forma telefónica la joven realizó un relato estremecedor de todas las situaciones que vivió desde la infancia. En la sala de juicio (armada en la Municipalidad) el acusado escuchaba prácticamente sin gesticular.

También en contra del acusado declararon su hijo y su esposa, mientras que él concentro su testimonio en admitir que en una sola ocasión intentó un abuso, pero sin consumarlo carnalmente.

Basándose en su versión, el defensor oficial Santiago Lozada, pidió la mínima pena correspondiente al abuso sexual simple.

Para el fiscal Iván Saldivia en cambio, todo lo dicho por la víctima quedó probado y por ello pidió la pena de 16 años de prisión, invocando el artículo 119 de Código Penal, donde se contempla el agravamiento por el vínculo familiar y por resultar un grave daño en la salud física o mental de la víctima.

Ayer jueves, fue el turno del acusado de apellido Aredes, que está acusado de haber cometido abuso contra un nieto de un familiar directo, que en ese momento (2016) tenía solo cinco años edad. En este caso el abuso habría ocurrido en una vez, a diferencia de los otros casos, en los que fue reiterado.

De acuerdo a fuentes consultadas en el debate oral no habría quedado debidamente acreditado que exista un abuso con acceso carnal, a pesar de algunas pruebas que así lo indicarían.

El fiscal pidió 8 años de prisión para el acusado. Ahora el tribunal debe resolver si el delito fue consumado o queda en el grado de tentativa. Según establece el artículo 44 de Código Penal, la pena se reduce de un tercio a la mitad de la condena prevista para el hecho consumado.

Estos dos juicios se suman al primero realizado el martes pasado, en donde el ciclista y ex empleado Federico Ávila confesó su responsabilidad en el abuso reiterado durante dos años contra la hija de su ex pareja.

Las tres sentencias se conocerán entre la semana que viene y comienzos de la siguiente.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios