Lunes 2 de Agosto de 2021

OPINIÓN

4 de octubre de 2015

Apuntes Ciudadanos: Campañas en chiste I

En está oportunidad Alejandro Rojo Vivot (1) nos hace pensar como el humor y el chiste fue y es una herramienta ciudadana para tener siempre en cuenta.

Revista Mascot, 9 de julio de 1887, New Orleans, USA.

Las serpientes de la política tentando a nuestra democrática Eva (The politician's serpent tempting our democratic Eve)

 

“Se consigue un efecto cómico cuando, al emplear una expresión en su sentido figurado, se afecta entenderla en el sentido real. O también: no bien nuestra atención se concentra sobre la materialidad de una metáfora, la idea expresada resultará cómica”. [2]

 

Henry Bergson (1859-1941)

 

Los comicios son, desde hace mucho, escenarios privilegiados para el ejercicio del humor en sus más diversas variantes como, por caso, los chistes que se difunden ampliamente aportando peculiares puntos de vista referidos a las pujas por alcanzar o mantener el poder.

El célebre humorista y periodista francés Charles Alphonse Allais (1854-1905) creó al Captain Cap, sobrenombre de su amigo Albert Caperon (1865-1898), como candidato en las elecciones legislativas locales del 20 de agosto de 1893, en el IX Distrito, 2 ͣ circunscripción, de París, Francia.

En su genial parábola, documentada como pocos postulantes circunspectos lo hacen en el siglo XXI, transcribe las actas de sus reuniones, la plataforma electoral, discursos, proclamas, reproducciones de recortes periodísticos, apostillas biográficas, proyectos como el crear las comunicaciones interplanetarias: “Si realmente, en el seno de los planetas circundantes hierven mundos animados, ¿cómo hacer para avisarles que la tierra, nuestra pequeña tierra querida, está poblada de seres inteligentes (hablo de mis lectores) capaces de entrar en comunicación con ellos”. Y esboza su plan anticipatorio: “Movilizar, durante una hora, a toda la especie humana, a todos los animales, todas las campanas, todas las pistolas (…) todas las asambleas deliberantes, (…) las suegras, en una palabra todos los seres u objetos capaces de producir ruido”, esperar el doble del tiempo adecuado, “si no escuchamos ningún clamor astral es que los marcianos son sordos como tapias o que les importa tanto de nosotros como su primera cerveza de marzo”. (El mes y el planeta, en francés se escriben igual).

Su propuesta estuvo centrada en la “supresión del impuesto a las bicicletas, el restablecimiento de la libertad de las costumbres en las calles con vistas a la repoblación, (…) supresión de la burocracia”.

Se presenta como un hombre de acción capaz de hacer “florecer de nuevo, con más brillo que nunca, la lealtad y el amor a la Patria, esas dos flores simbólicas (…)”. [3]

En el presente, cada tanto, hay convocatorias universales para realizar una actividad en común con iguales o peores resultados, se construyen candidatos de

la nada y duran casi nada, algunos suponen creíbles las más anodinas promesas de quienes, recién en las campañas y por tres o cuatro meses, se preocupan por la gente mientras se agreden entre sí cuidándose de evitar discutir ideas, formulan banales, prosaicas y genéricas romerías futuristas superando al humor más sofisticado, obligándonos, a veces, a consultar el diccionario o al horóscopo para comprender acabadamente de qué se trata, valorando aún más a los  muchísimos políticos cabales. Aunque las elecciones no tengan ni un mijito de cómico, la democracia cualificada debe continuar explorando diversos caminos que conduzcan a la equidad y al desarrollo individual como de las sociedades en su conjunto; en serio.

 

[1] En diversas oportunidades ha dado conferencias sobre el humor, en varias provincia de Argentina.


[2] Bergson, Henry. La risa. Editorial Porrúa. Página 85. México, México. 1999.


[3] Allais, Alphonse. El Capital Cap. Páginas 8, 9, 53, 54 y 55. Centro Editor de América latina. Buenos Aires, Argentina. Noviembre de 1972.


 

COMPARTIR: