Miércoles 23 de Junio de 2021

4 de agosto de 2016

Piden replantear el proyecto para unir Santa Cruz y Tierra del Fuego

​Hace un año el gobierno nacional presentó un proyecto para que pasajeros y vehículos sean transportados por mar, uniendo Río Grande y Río Gallegos. En Tierra del Fuego vacíos sectores lo critican de inviable y proponen una opción menos costosa y de menor distancia.

La Federación Popular de Transporte de Tierra del Fuego es un espacio que busca que se desarrolle un proyecto de unión vía marítima entre la provincia Tierra del Fuego y el continente.

Hasta ahora, para llegar a esa isla se debe cruzar por territorio chileno con servicios de barcazas chilenas.

Diariamente unos 188 camiones, 315 autos y 9 colectivos cruzan y salen de Tierra del Fuego. Todos deben tomar y pagar el trasbordador de una empresa chilena para seguir viaje a ciudades de la isla o volver al territorio mediante las rutas de Santa Cruz. Solo en cargas es un negocio de unos 40 millones de dólares anuales.

En octubre del 2012 el congreso sancionó la ley 26 776, llamada de “Integración Territorial”, que establece que se debe conectar marítimamente a Tierra del fuego con el continente, con un proyecto de desarrollo y explotación de nuestro país.

La ley ordenó que se realicen los estudios de factibilidad sobre cuáles serían los puntos a unir.

La Administración General de Puertos (AGP) elaboró un proyecto que el 23 de julio del año pasado fue presentado en Rio Gallegos por la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su ministro de Economía Axel Kicillof, hoy diputado nacional.

El anuncio fue que se constituiría un fideicomiso de mil millones de pesos entre Nación, Santa Cruz y Tierra del Fuego, para iniciar un proyecto de unir los puertos de Río Grande (TDF) y de Río Gallegos (SC), un recorrido que realizaría un gran barco para llevar pasajeros, colectivos, autos, camiones y cargas, durante unos 140 kilómetros mar adentro, con un tiempo de recorrido de 4 horas.

“La decisión política nos pareció adecuada, pero no compartimos el cruce entre Río Grande y Rio Gallegos”, explicó a Turno Mañana de FM Dimensión Daniel Guzman, vocero de Fe.Po.Tra.

Desde Tierra del Fuego Guzmán dijo que la federación considera que los estudios en los que se basó el anuncio del gobierno nacional (2015) no se hicieron correctamente, con el carácter técnico y científico que merece.

“No consideramos que funcionarios nacionales desde una oficina hayan hecho bien los estudios. Los cálculos que hicieron es un mamarracho. De bajo nivel técnico”, detalló.

Actual postura

Ahora Fe.Po.Tra impulsó la constitución de una mesa coordinadora integrada por UOM Río Grande, ATE Río Grande, Petroleros Jerárquicos, SATSAID, CTA, UOCRA y Veteranos de Malvinas.

La idea es generar presión para que autoridades nacionales retomen la idea de la unión entre la isla y el continente pero aceptando que se vuelvan hacer los estudios de factibilidad y que estos sean realizado por universidades públicas, como la Universidad Tecnológica Nacional, Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Universidad Nacional de la Patagonia Austral, y la Facultad de Ingeniera de la Universidad Nacional de La Plata.

El primer pedido es que sea el propio diputado nacional kirchnerista Axel Kicillof quien retome el tema que él mismo anunció junto a CFK el año pasado.

Pero también se demanda el accionar de legisladores nacionales de ambas provincias patagónicas, ya que el  plan contempla que el congreso nacional incluya dentro del presupuesto nacional 2017 los fondos necesarios para afrontar los costos de esos estudios,  como base del proyecto.

Opción 1

La federación y las organizaciones que integran la Mesa Coordinadora dicen que el proyecto ideado por la gestión kirchnerista es el menos viable, ya que es el de mayor distancia, que contemplaría cancelaciones y demoras en los traslados, y que es el mas costoso.

Guzmán explicó que el puerto de Río Grande está incompleto y las obras a realizar significarían entre 60 y 70 millones de dólares. Parecida es la situación del Puerto Punta Loyola, ubicado a pocos kilómetros de Río Gallegos.

Además, el vocero comentó que el proyecto anunciado preveía que la cargas siguieran siendo trasladadas por la vía y empresa chilena, significando esto el 68% del volumen del negocio.

“Con eso tenemos fondos suficientes para hacer cualquier inversión que se necesite hacer y garantizar la devolución de los créditos. No queremos golpear puertas a Nación para que nos dé la plata. Sabemos de dónde tomar los fondos para tomar los créditos”, siguió diciendo Guzmán en la entrevista radial.

 “Queremos que ambas provincias y la Nación sean quienes manejen y desarrollen el proyecto, y que no sea un negocio de una empresa privada”, agregó.

Opción 2

La opción que propone Fe.Po.Tra es que se una Cabo Vírgenes con Cabo Espíritu Santo, los dos puntos extremos, significando un recorrido marítimo de solo 40 kilómetros.

En ambas puntas igual deben construirse infraestructuras que la federación propone que sea mediante créditos que serán pagos con el fruto de la rentabilidad del servicio, lo mismo que ahora, pero sin intervención de capitales chilenos.

Daniel Guzmán también dijo que se desconoce por qué el proyecto de la Administración General de Puertos del Gobierno Nacional (AGP) tomó la iniciativa mas costosa, y la de menos viabilidad operativa. “No sabemos porque se plantea esa opción. Los estudios nunca se presentaron. No se conoce sobre qué base AGP se basa para esa opción”.

Guzmán dijo que también se busca que accionen sobre el tema los legisladores nacionales de ambas provincias, y que el gobierno de Santa Cruz, mostró hasta ahora un mayor interés que el de Tierra del Fuego para avanzar en la iniciativa.

 

 

 

 

COMPARTIR: