Jueves 24 de Junio de 2021

9 de agosto de 2016

Las represas continúan porque lo exigió el gobierno chino

Lo contó el ministro de Producción de Santa Cruz, luego de reunirse con el ministro de Medio Ambiente de la Nación. Leonardo Álvarez también consideró que si bien se necesita que se reinicien los trabajos para tener puestos laborales, no se deben apurar los tiempos. Consideró que no será necesaria una nueva audiencia pública.

 

El ministro de Producción de Santa Cruz Leonardo Álvarez consideró que la continuidad del proyecto que contempla las dos represas sobre el Río Santa Cruz ya no se discute, y que eso quedó refrendado con la llegada del ministro de Medio Ambiente Sergio Bergman.

“Hoy la obra no está en discusión. La realidad es que el gobierno nacional, al momento de asumir, tenía una mirada crítica sobre las represas, inclusive al punto de no querer continuarlas”.

Al hablar con el programa Turno Mañana de FM Dimensión de El Calafate,  contó que según los dichos del ministro Sergio Bergman, fue el gobierno chino  el que hizo mantener el proyecto, ya que ante la idea de una paralización se plantearía un “Cross Default”, término inglés que se refiere a que cuando una parte deja de cumplir, la otra reclama el crédito brindado y a la vez deja de inyectar fondos, lo que también ponía en crisis otros proyectos que tienen financiamiento oriental para la Argentina y con los cuales el gobierno nacional no tenía observaciones.

Audiencia

De las declaraciones del ministro de Medio Ambiente de Nación Sergio Bergaman no es difícil interpretar que se debe readecuar el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) porque el proyecto de las represas fue modificado, y que eso podría contemplar incluso que se deba llamar a una segunda Audiencia Pública.

Al hablar con Ahora Calafate, el funcionario nacional dijo que ahora comienza una nueva etapa, “lo que va a sindicar la ruta del estudio de impacto ambiental y todo lo que ello conlleva”.

Para el ministro de la Producción de Santa Cruz, Leonardo Álvarez, no será necesaria una nueva audiencia pública, ya que está contemplado que el Estudio de Impacto Ambiental originario, presentado en la audiencia del año pasado, se actualice todos los años.

“Se prevé que todo los años se revea el Estudio de Impacto Ambiental. Creo que en ese punto quizás había un poco de desconocimiento por parte de algunos funcionarios nacionales que creían que el EIA es una autorización definitiva, pero no es así; porque todos los años se debe renovar esa declaración mediante un nuevo estudio, que además prevé actividades de mitigación para impactos que se pueden generar. No es necesaria una nueva audiencia pública”, dijo el funcionario provincial.

De todas maneras, y mas allá de su consideración, Álvarez dijo que todo será considerado por el trabajo conjunto que se empieza a realizar entre la Subsecretaría de Medio Ambiente de Santa Cruz, la empresa Represas Patagonia y el ministerio de Medio Ambiente de Nación.

Etapas y tiempos

El funcionario también opinó que eran tres los puntos que estaban en debate sobre el proyecto de las represas: el proyecto ejecutivo, el aspecto económico financiero y la cuestión ambiental. “Esta última era la que más preocupaba. A priori, el ministro y su cartera estaban en contra de la obra. La visita de Bergman da por tierra con esos prejuicios que podíamos tener lo santacruceños”, agregó.

Si bien el ministro Álvarez también es de la idea que se debe pedir que se retomen los trabajos lo más rápido posible, para asegurar puestos laborales, también dijo que “no tenemos que apurar los tiempos”.

El proyecto de las represas contempla dos grandes planes de trabajos: las obras previas como los caminos de acceso y la infraestructura total de las villas donde comienzan a vivir los obreros, y luego la construcción de las paredes y estructura de la represa en sí.

Por ahora el proyecto se encuentra en la primera etapa de las obras de infraestructura, con un retraso de siete meses, tiempo en el cual el gobierno nacional no pagó las certificaciones de los trabajos. La falta de fondos sumada a la postura crítica del gobierno para con el proyecto, hizo que la UTE Represas Patagonia mandara a la mayoría de sus empleados a la casa, pagando la mitad del sueldo y suspendiera el ingreso de mayor cantidad de trabajadores, como de todo movimiento que significara grandes costos.

“Tenemos necesidad de renovar los trabajos para los santacruceños que la están pasando muy mal. Mas allá de las fechas, para que se intervenga en el rio Santa Cruz falta mucho tiempo, mientras tanto pueden reiniciarse las obras previas como los campamentos y puentes, obras que no van a hacer a un impacto definitivo”, comentó el Ministro de la Producción.

Sobre el final de la entrevista, Leonardo Álvarez dijo lamentar que en el proceso que sigue el gobierno santacruceño para destrabar el proyecto, no exista acompañamiento de referentes de la oposición política, que a su vez es el oficialismo nacional.

FOTO: El lugar exacto donde se construirá la represa NK. 

COMPARTIR: