Miércoles 16 de Junio de 2021

OPINIÓN

28 de agosto de 2016

Apuntes Ciudadanos: THE GENERAL

En esta oportunidad, Alejandro Rojo Vivot (1), nos habla sobre el humor negro y de como esto sucede desde siempre. En está oportunidad nos acerca el Séptimo Arte que es el Cine y una pelicula como el título de esta columna. Este film es uno de los mejores de la historia donde si aún no la vio, ojala la vea, imperdible. HUMOR, POLÍTICA y AFINES XXXIX.

Foto: A. Rojo Vivot Tapa revista Caras y Caretas, Buenos Aires, 5 de noviembre de 1904

 

“Fácilmente se adivina cuál es el carácter de chiste, del que depende la diversidad de la reacción que el mismo despierta en quien lo oye”. [2]

 

Sigmund Freud (1856-1939)

 

El humor negro es un campo de acción extraordinario, al menos, por su capacidad de hacer sonreír, a través de las cuestiones humanas que, con asidua frecuencia, son rechazadas consciente o inconscientemente, porque producen dolor, pena o escandalizan cada vez que se presentan de alguna manera.

Dicen que dicen los que saben que nadie hace propaganda para la venta de féretros aunque, en muchas oportunidades, en varios países, los observamos expuestos en coquetas vidrieras de los comercios especializados.

Generar humor focalizado en las desgracias humanas y salir airosos es una gran tarea pero, es posible y vale la pena recordando que, con razones de muy diverso origen, haya quienes se afecten negativamente.

Antes que la generalizada corrupción, la violencia armada es la estrategia política más nefasta que algunos seres humanos desarrollan para obtener sus objetivos y poder hacer lo que no logran con la palabra. Hay religiones que bendicen las armas y otras que llevan a cabo guerras santas.

Según el todavía influyente prusiano Karl Philipp Gottlie von Clausewitz (1780-1831) “la guerra es la continuación de la política por otros medios”; aunque, más bien, es una de las aberraciones más grandes que es posible impulsar por decisiones políticas.

En casi todas las guerras resultan triunfadores y perdedores pero, en todas, el género humano se ha denigrado cabalmente.

A lo largo de los siglos el arte también se ocupa, muy particularmente, de esta aberrante cuestión, siendo su legado de magnífica singularidad. Asimismo el humor ha realizado numerosos y muy valiosos aportes.

El séptimo arte, con perspectiva humorística, es genial en tal sentido, aunque es notoriamente limitado cuando se trata de guerras civiles.

The General, [3] filmada en blanco y negro en 1926, está considerada, según el American Film Institute (AFI) como la décima octava de las cien mejores películas estadounidenses de toda su larga y prolífera historia, donde enfoca, desde la visión sudista, la prolongada y sangrienta Guerra de Secesión. Está basada en un hecho real bastante difundido y emblemático. [4]

Fue protagonizada por el genial actor cómico Joseph Frank "Buster" Keaton (1895 - 1966), que interpretó también las numerosas y notables escenas de riesgo y de alta exigencia física que, además, son las más divertidas; fiel a su estilo tan característico de humor corporal con su permanente expresión impasible.

Son 80 minutos donde se concatenan casi un centenar de gags, [5] algunos reiterados acrecentando así lo humorístico de los mismos.

Su banda de sonido es extraordinaria, recodando que es una película muda, tanto acompañando las numerosas escenas cómicas como las dramáticas y las románticas. La fotografía es magnífica, de gran contraste y equilibro, cuestión principal que contribuye magistralmente a su permanente vigencia, inclusive en el siglo XXI.

Presenta escenas de violencia humana y destrucción de bienes públicos y privados, nudo central de toda guerra, entrecruzada con una historia de amor que, hasta la escena final, el humor inteligente es la condición predominante.

Además de disfrutar de buen cine, conociendo su gigantesca y enjundiosa historia, es una buena oportunidad para reflexionar, seriamente, sobre el flagelo de la humanidad en el empleo de la violencia generalizada, llevada adelante como política pública que degrada la condición humana empleando multimillonarias cifras aportadas por los contribuyentes.

 

[1] Ha trabajado en varias oportunidades en regiones con violencia armada, en poblaciones de muy bajos recursos económicos y en zonas rurales, contribuyendo al desarrollo social y democrático. 

[2] Freud, Sigmund. El chiste y su relación con lo inconsciente. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Página 1077. Madrid, España. 1973.

[3] Alusión al nombre de la locomotora a vapor conducida por el valiente antihéroe, casi coprotagonista de los hechos narrados humorísticamente.

[4] En la versión doblada al español fue titulada “El maquinista de la General”.

[5] Humor visual casi siempre silente, que se realiza en complicidad con el espectador sin que, aparentemente, los demás personajes se anoticien, participen voluntariamente, comprendan la situación, etcétera. El gag se remonta a la primera película con argumento, de 49 segundos, de los hermanos Lumière: L'Arroseur arrosé (El regador regado) de 1895.

 

COMPARTIR: