Miércoles 1 de Diciembre de 2021

26 de septiembre de 2016

Una de las obras que más necesita El Calafate, frenada hace más de medio año

Comenzó a ser construido en el 2015. El edificio es para que funcione un centro de tratamiento de adicciones para jóvenes. Está en un 80% de avance. El equipamiento interno permanece guardado en un depósito.

Hace mas de medio año que el edificio quedó a medio construir, y si políticos locales de todos los sectores no gestionan, la construcción podría pasar a la historia y quedar, este si, como un verdadero “elefante blanco”.

La Casa Terapéutica es una de las cinco que fueron anunciadas para la provincia de Santa Cruz, durante la corta conducción del cura Juan Carlos Molina Molina al frente de la SEDRONAR, durante la gestión kirchnerista.

En septiembre del 2014, la SEDRONAR firmó un acuerdo con la UNPA (Universidad Nacional de la Patagonia Austral) para la construcción y puesta en funcionamiento de las casas terapéuticas en Las Heras, Caleta Olivia, Río Gallegos, El Calafate y Río Turbio.

Después, se anuló el convenio con la UNPA y se hicieron acuerdo con los municipios.

El 31 de diciembre del 2014 quedó formalizado el acuerdo entre esa secretaría nacional y el municipio calafatense.

Un estudio de profesionales de la SEDRONAR indicó que la ciudad necesitaba una CET Casa Educativa Terapéutica, que trabajara en tratamientos ambulatorios, con actividades diurnas.

Para El Calafate fue la respuesta de varios años de pedido para contar con un lugar específico donde se traten las adicciones, en especial de jóvenes.

La puesta en marcha de ese centro pondría fin a penosas experiencias de familias con chicos adictos, que en el mejor de los casos son internados en otras localidades, y a veces en otras provincias.

Como otras obras, el municipio dispondría del terreno, y administraría los fondos que llegaran desde Nación, para realizar las licitaciones correspondientes.

Mientras se construía el edificio, el municipio debía coordinar el armado de un equipo de unos 20 profesionales que trabajarían en ese centro.

Los trabajos de construcción llegaron al 80 porciento del proyecto de casi 800 metros cuadrados.

Falta de Fondos

La obra se detuvo porque a fines del año pasado dejaron de llegar fondos nacionales.

El proyecto quedó en el listado de obras que el nuevo gobierno nacional comenzó a revisar para detectar casos de corrupción.

Hasta la actualidad no se conoce cuál será el destino de la obra.

Cuando referentes del gobierno nacional en Santa Cruz son preguntados, la contestación es formal y se refiere a que se están revisando las obras, y que de a poco se irán reactivando.

Pero fuentes ligadas a Nación, que consultó ahoracalafate.com.ar, admiten que no es seguro que la obra de la Casa Terapéutica se reactive. “Nadie lo va a decir públicamente, pero la verdad es que no se sabe que es lo que pasará con esa obra”, le dijo una fuente reservada a este portal periodístico.

Al momento de iniciarse, la obra estaba valuada en 14 millones de pesos, de los cuales Nación envió 9 millones.

El municipio dice que aportó 2 millones 300 mil mas para que la obra no se detuviera en época de atraso en la llegada de los fondos.

Al tener en claro que Nación no seguiría enviando fondos, y el municipio no podría recuperar los fondos adelantados, el municipio ya no puso fondos para cubrir a Nación.

Estado actual

Al programa radial Turno Mañana, y sobre el mismo tema, el secretario de Planeamiento y Urbanismo de la municipalidad local, Mariano Mussachio dijo que la obra quedó en un 80 % de ejecución, encontrándose también en la localidad todo el equipamiento interno.

“Confío en que la vamos a terminar. Todo el equipamiento esta en Calafate, desde elementos para huertas, hasta computadoras, equipos para una radio, todo está guardado en depósito”, comentó el funcionario municipal.

Además de estar todo el equipamiento interno en la localidad, el edificio ya tiene listo todo el revoque fino, revestimientos de pisos, y paredes de sanitarios, instalación eléctrica, piso radiantes, y la cubierta completa.

El arquitecto Mussachio dice que entre los trabajos que faltan es la carpintería, colocación artefactos (se sacaron para evitar vandalismo) y pintura.

El tiempo pasa y la obra sigue abandonada. Por si fuera poco, el proyecto fue calculado con valores 2014, por lo que el faltante de recursos, actualizando número, hoy es mayor.

Mientras tanto, las adicciones siguen adueñándose de niños y jóvenes, y no hay dónde tratarlas.

 

COMPARTIR: