Martes 27 de Julio de 2021

21 de junio de 2017

Una escuela tiene alta asistencia de docentes pero tampoco tiene clases

La EPP 9 de El Calafate tiene una baja adhesión a los paros docentes, pero los problemas edilicios tampoco dejan que las clases sean normales. La directora dice estar cansada que le pregunten sobre la situación y que no se le brinde respuestas.


La escuela provincial primaria 9 es la que tiene la menor cantidad de docentes en paro. Su directora Lila Carrizo dice que el porcentaje de asistencia supera el 70 % y que hubo días que alcanzó el 90%. Aun así la escuela no tiene clases.

Tiene múltiples problemas de infraestructura. Una obra comenzada el año pasado para cambiar la vieja instalación eléctrica quedó sin terminar, por lo que algunos sectores como el patio cubierto no tienen luz.

El miércoles a la mañana las clases quedaron suspendidas por falta de calefacción. La directora le contó al programa Turno Mañana de FM Dimensión que de los siete equipos caldera que tiene el edificio solo funcionan tres, y que el frio reina en aulas y salas de maestros.

La municipalidad local está colaborando con la escuela con la idea que no se suspendan las clases. Desde allí indicaron que se espera un repuesto desde Buenos Aires, cuya llegada se demoró por los cortes de rutas en el norte patagónico.

Pero el repuesto corresponde a un equipo, mientras que otros permanecen fuera de servicio, indicó la directora.
“Estamos sin luz en el gimnasio, estamos sin que se termine con las tapas que se abrieron en el sector del techo, enchufes que no están funcionando, con problemas de calefacción y este año aun no llega el fondo fijo”, dijo la docente Carrizo.

Comentó que la directora provincial de nivel visitó el establecimiento, pero aun así no hay soluciones. “Nos las arreglamos como podemos”, agregó.

“Sinceramente estoy cansada, y estoy cansada que vengan y me pregunten y a cada persona le cuento la situación. Estoy cansada de contar siempre lo mismo. No necesito que me pregunten, necesito soluciones porque los chicos necesitan un lugar cálido al igual que los docentes que también tienen su sala sin calefacción. Acá el Estado está ausente”, dijo la maestra y directora.

Además la directora dijo que es una situación que tampoco entienden todos los padres. Comentó que madres y padres se enojan y llegan a insultar a los docentes ante la suspensión de clases porque las aulas están sin calefacción, pero que no se preocupan en conocer la situación desde adentro, y que solo un uñado de padres se compromete con la realidad de la escuela.

COMPARTIR: