Martes 28 de Septiembre de 2021

OPINIÓN

27 de agosto de 2017

Apuntes Ciudadanos: SIGLOS XIX Y XXI

Entre estos siglos del título de está columna de Alejandro Rojo Vivot (1), sucedieron varios procesos en nuestro sistema electoral. Fray Mocho, el seudónimo del escritor y periodista José Seferino Álvarez, en algunas de sus obras narró estos momentos de nuestra democracia. HUMOR, POLÍTICA Y AFINES LXXXIV

FOTO: ARV TAPA REVISTA CARAS Y CARETAS, BUENOS AIRES, 2O DE FEBRERO DE 1904

 

“Influidos, sin duda, por la escasa estimación que se les concede, no nos hemos ocupado hasta ahora de aquellos chistes que forman el grupo más numeroso y conocido. Son éstos los denominados ʻretruécanosʼ, [2] que pasan por pertenecer a la clase más ínfima del chiste verbal, por ser los que con mayor facilidad y menor gasto de ingenio se producen”. [3]

 

Sigmund Freud (1956-1939)

 

A principios del siglo XX, en Argentina en general y en algunas provincias en particular, se fueron gestando con intensidad procesos significativos en cuanto a la cualificación democrática de los oprobiosos sistemas electorales que incluían, por caso, el voto cantado a viva voz, etcétera, y se seguían discutiendo restricciones como el voto calificado, los 21 años de edad para comenzar a tener la obligación y el derecho a votar, las resistencias a la universalización de voto incorporando a las mujeres a pesar de las inteligentes campañas de las sufragistas que desde el llano propugnaban por la igualdad de derechos.

En muy apretada síntesis, fue cuestión de algunos dirigentes políticos más que de los partidos políticos específicamente, tanto que se generaron notables confrontaciones internas más que pujas en instituciones sectoriales; a veces, esas antorchas cambiaban de mano saltando de un partido político a otro.

En 1912, la Ley Saez Peña incidió notablemente al respecto y generó su correlato en la rural Provincia de Buenos Aires, con la Ley Ahumada que también buscó disminuir el poder de los caudillos locales aunque también limitó las autonomías de las ciudades y comarcas.

El inefable José Seferino Álvarez (Fray Mocho) (1858-1903) apuntó: “P'allá p'al mes de setiembre, m'hizo llamar un amigo y me pidió mi concurso p'al partido casarista, diciendomé, entre otras cosas, que no había de andar solo, pues estaba por el hombre la gente de más valer de todita la provincia...

¡Figurate la bolada, che!...¡Claro! Mordí el freno... ¿Te acordás de unos cien pesos nuevitos con que te alumbré una tarde?... ¡Buenos! Eran d'eso... Y después no hubo más cera y nos pedían el concurso, así no má, por verguenza... diciendo de que seríamos el dique p'atajar la corrución y de que algún día la historia se ocuparía de nosotros... Como pa historias y diques andaba la muchachada, che... ¡Claro! ¡Ni pisamos los atrios, y los ugartistas agarraron el soquete y salieron como alma que lleva el diablo!... ¿Te cres que los casaristas nos quedamos a esperar que nos llovies'puchero?... ¡Pues no!... Comenzaron a'agarrar p'al lado de los vencedores y a meterse bajo l'ala de los amigos probados y como me topé con Ciriaco el santiagueño, con quien siempre fuimos yunta, le conté mi desventura y él me dijo que yo no era sino víctima de mi propia fe y me largó cinco pesos...

-¡Eso es amigo!... ¿lo ves?

-¡Ya lo creo qu'es amigo! Es'es de los que no se despintan, che y saben lo qu'es andar en la mala. ¡Bueno! Y aquí me tenés, comprometido con él p'acompañarlo al infierno, si es que allí le dan calce. Y aura comparame esta conduta con la que observa mi suegro y decime con franqueza si tiene perdón de Dios.

-¿Y dónde están esos cinco... con que tanto cacariás?

-Querés que te dé los cincos y no has sido ni capaz d'encontrar en tu familia quién nos dé un vaso de agua... ¡Afiliate!... Ustedes son gringos, che... y entiendansén como puedan, porque lo qu'es con mi plata no se van a dir a Italia... ¡Y ya lo sabés!... Si querés ver estos cinco y tomarle el olor... andá enseñale a tu padre como deben ser los suegros... y convidalo a un acuerdo sobre la bas'e los vainte... ¡Que afloje si quiere hablar... como hacen los ugartistas!".

 

[1] Expositor en la Jornada sobre Periodismo y Discapacidad. Legislatura de la Provincia de Mendoza, Ministerio de Desarrollo Social y Gerencia de Discapacidad. Legislatura Provincial. 6 horas cátedra. Mendoza, Provincia de Mendoza. (2006). 

[2] Cambio de posición de algún término en la segunda parte de la oración.

[3] Freud, Sigmund. El chiste y su relación con lo inconsciente. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Tomo I. Página 1051. Madrid, España. 1973.

COMPARTIR: