Domingo 25 de Octubre de 2020

  • 6.3º
  • Mayormente nublado

OPINIÓN

29 de julio de 2018

APUNTES CIUDADANOS: PEPINERA POLÍTICA

Una nueva columna de HUMOR, POLÍTICA Y AFINES CXXXII, por Alejandro Rojo Vivot.

Por Alejandro Rojo Vivot [1]

“No será, pues, equivocado aceptar que todas las historietas que presentan una fachada lógica quieren realmente decir aquello que afirman, basándose en fundamentos intencionalmente defectuosos. Este empleo del sofisma para la encubierta exposición de la verdad es precisamente lo que les presta el carácter del chiste, el cual depende, por tanto, principalmente, de la tendencia". [2]

Sigmund Freud (1856-1939)

Recordando que el efecto humorístico, casi siempre, surge de una sorpresa, de lo inesperado, por lo que el desarrollo ha de ser frecuentemente como la rota de una embarcación que navega entre una fuerte borrasca, obligada a aproximarse a puerto con maniobras que, a simple vista, podrían suponerse inexplicables por el recorrido realizado.

A mayor tangente empleada mayor atención e inteligencia puesta en juego para que lo expresado resulte humorístico.

Hay quienes necesitan enunciar que se expondrá un chiste, mientras los menos, sin previo aviso, lo hacen aun a riesgo de que pocos lo comprendan cabalmente y se sonrían; los demás quedarán impávidos, impertérritos.

Lucio Vicente López, [3] muerto en un duelo honorífico, retrató muy particularmente a su época y a parte de la vida que transcurría en la ciudad de Buenos Aires, reflejando algunos aspectos generales del país como las diferencias entre porteños y provincianos, producto de las políticas centralistas y las federalistas.

La ironía, el gracejo y su vasta formación literaria e histórica, le permitieron bosquejar costumbres bonaerenses de la gran aldea. [4]

“Don Eleazar, [5] sin ser hombre de mundo, sin ser hombre político, tenía cierta influencia política; sin ser hombre de partido, tenía cierta intervención y participación en todos los partidos. En fin, en el mar humano, don Eleazar era corriente de fondo y no de superficie: arrastraba sin ser visto ni sentido. (…)

Él sabía bien que a los que saben negociar en política, esta buena madre les devuelve el préstamo con capital e intereses compuestos; y como para lo mismo eran nacionalistas y los autonomistas, los porteños y los provincianos, los federales y los unitarios, con todos promiscuaba, porque en la viña del Señor tanto valía para él ser judío como cristiano.

El Club del Progreso [6] ha sido la pepinera [7] de muchos hombres públicos que han estudiado en sus salones el derecho constitucional; literatura fácil que se aprende sin libros, trasnochando sobre una mesa de ajedrez; ¡y yo, no sé por qué, se me ocurre que algunos de los retratos de pensadores, hacen una mueca cada vez que un pollo [8] acompaña un discurso sobre la libertad del sufragio con un golpe que asienta sobre el damero una reina jaqueada por la chusma de los peones sobrevivientes! [9]

Mediados el siglo XIX con proyecciones al siglo XXI. Otros nombres, otras denominaciones, otros escenarios, pero muchas similitudes: coparticipación federal, administración de los partidos políticos, financiamiento de las campañas electorales, cenáculos, operadores políticos en las sombras o a media luz, etcétera.

 

[1] Realizó trabajos para la Dirección de Desarrollo Institucional y Participativo, Secretaría de Gobierno, Municipalidad de Ushuaia. Provincia de Tierra del Fuego, Argentina. (2013-2016).

[2] Freud, Sigmund. El chiste y su relación con lo inconsciente. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Tomo I. Página 1088. Madrid, España. 1973.

[3] Abogado, militó en el Partido Autonomista y luego en el Partido Republicano.

[4] Originalmente se publicó como folletín a partir del 20 de mayor de 1884.

[5] Próspero comerciante, ascendente socialmente a través del dinero.

[6] Fundado el 1 de mayo de 1852.

[7] Estructura soporte para el desarrollo de los pepinos en un almácigo o en una huerta.

[8] Joven.

[9] López, Lucio Vicente. La gran aldea. Costumbres bonaerenses. Centro Editor de América latina. Páginas 74, 78 y 87. Buenos Aires, Argentina. Enero de 1980.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios